Detienen a tres jóvenes en un apartamento alquilado en la sierra de Madrid

El pasado día 7 de diciembre detienen a tres jóvenes en un apartamento alquilado en la sierra de Madrid. Una de las vecinas del barrio de una de las sierras de Madrid nos cuenta lo sucedido.

Llevan dos meses  aquí, al principio no nos podíamos imaginar a lo que se dedicaban, se veían chicas educadas, a veces nos encontrábamos en la tienda del barrio y todo normal como si con cualquier otra vecina me encontrara, nos saludábamos y muchas veces manteníamos alguna conversación. Pero poco después empecé a escuchar rumores en el vecindario, yo no quería creérmelo, si es cierto que poco después empecé a notar muchas entradas y salidas del apartamento, y claro aquí prácticamente nos conocemos todos, es  un pueblo pequeño y llevamos bastantes años, aunque haya gente nueva o que lleve menos tiempos que nosotros, más o menos solemos vernos y claro lógicamente todos podemos recibir visitas, pero no es muy asiduo que unas chicas jóvenes reciban diversos hombres de distintas edades y fisonomías en el día. Pero la cosa se puso más tensa cuando una de las vecinas vio salir del apartamento a el marido de una vecina y amiga, claro hay cambió la cosa, pero no solo ella fue la que tubo que presenciar tal cosa,muchos más vecinos lo sabían, de ahí los rumores. Claro que solo ella fue la que obtuvo la valentía de desmantelar al marido he ir a hablar con esta vecina que conocía de toda la vida. Tras la noticia amarga para la mujer..pués podéis imaginar un poco lo sucedido, seguidamente de tener bronca con el marido se separaron, vamos se fue la mujer a casa de la hija que también vive aquí en la sierra con el marido. Al día siguiente esta mujer (hija de la victima) se presenta en el apartamento de las prostitutas, pidiendo explicaciones y exigiéndoles que se vayan de ahí, ya que solo saben dar problemas, empezamos a escuchar voces de unas y otras en las que una de ellas decía las putas de Madrid también comemos y no nos vamos a ir de aquí por que tu nos lo digas, no es culpa de nosotras que tu padre sea un putero, a partir de ahí se lió la de san quintín, llamaron a la policía y cuando las autoridades llegaron y recogieron las declaraciones de los echos, se vieron en la grata obligación de llevárselas, debido a el coronavirus, que lógicamente está prohibido ejercer en estos momentos de pandemia que estamos viviendo, hasta aquí puedo contar.

Esto es lo que nos a contado la señora, esperemos que se tomen las medidas justas, por qué no estamos en momentos de pasar desapecibido tales actos.

Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *